¿SON NECESARIOS LOS MINERALES?

 

 

La respuesta a la pregunta que encabeza este informe no ofrece dudas. Los minerales son fundamentales en nuestro organismo. Nos dan el abono, la fuerza que precisamos. Por si hubiera alguna duda recordemos que el 4% de los tejidos humanos está hecho de minerales.

En nuestro organismo tienen una presencia mayoritaria el calcio, sodio, magnesio o fósforo. En menor medida se encuentra el yodo, hierro, zinc o por ejemplo, el selenio. No pensemos, sin embargo, que por el hecho de tenerlos en una cantidad menor no son imprescindibles. Los minerales forman un conjunto armonioso que constituye una base esencial en nuestro cuerpo.

 

Destacamos algunas de sus principales funciones:

 

El hierro

Si hablamos de minerales es necesario referirse como un ejemplo representativo al hierro. Se trata de un mineral esencial para mantener la vitalidad y el vigor de nuestro cuerpo. Con su ayuda captamos el oxígeno imprescindible para poder vivir.

La falta de hierro nos provoca anemia. El resultado práctico es la sensación de cansancio, el menor rendimiento en cualquier tipo de actividad que emprendamos. Hay síntomas añadidos como la caída del pelo o una gran palidez.

Mujeres

La ausencia de hierro es un problema que afecta tanto a personas mayores como a niños. Pero son especialmente las mujeres, sobre todo en la edad fértil, las que sufren con mayor intensidad este problema. La razón hay que encontrarla en las hemorragias menstruales y en los embarazos. Hay que recordar también que la mujer habitualmente tiende a ingerir alimentos en menor cantidad que el hombre. Es frecuente también que escoja alimentos que no aportan suficientes cantidades de hierro.

El calcio de nuestros huesos

El calcio es otro ejemplo simbólico de la importancia de los minerales en el cuerpo humano. Como decíamos antes, es fundamental para el buen estado de los huesos. Hay que tener en cuenta que se trata del mineral más abundante en nuestro organismo. Una persona adulta tiene entre un kilo y dos kilos y medio. El 99% por ciento de este mineral lo tenemos en el esqueleto. Su presencia permite dar resistencia a nuestra estructura ósea.

A lo largo de la vida

El calcio de los huesos lo tenemos que mantener a lo largo de nuestra vida. No olvidemos que los huesos están permanentemente en estado de movimiento. Reciben y aportan mineral. Hay además una perdida diaria de calcio que hay que considerar como natural. Se elimina por el intestino y también por los riñones.

Una reserva

Para prevenir el buen estado de nuestros huesos es importante hacer una reserva de calcio en la época del crecimiento y hasta aproximadamente los 25 años de edad. Destacamos este periodo de nuestra vida porque se trata de la época en que el ser humano asimila el calcio de los alimentos en mayor proporción. Así podremos lograr conseguir unos huesos de gran densidad que luego nos servirán de reserva para el futuro.

Despensa de calcio

Hay que subrayar que el esqueleto es el depósito mineral con el que logramos que nunca falte calcio en nuestra sangre. Esta despensa lógicamente se va agotando si seguimos una dieta con insuficiente aporte cálcico.

La capacidad de absorber calcio disminuye con la edad, la falta de ejercicio y por razones que van desde las genéticas hasta las hormonales.

Síntomas

La falta de minerales se hace presente en síntomas como, en el caso del hierro, cansancio, falta de ánimo, caída del pelo o dolores de cabeza. Las mujeres necesitan más hierro que los hombres especialmente durante la etapa del embarazo.

Y si hablamos del calcio, la falta de este producto vital provoca un debilitamiento de los huesos que lleva al declive de toda la estructura que mantiene el equilibrio de nuestro organismo

Alimentos con minerales

La naturaleza nos proporciona a través de los alimentos los minerales que necesitamos. Repasemos algunos de estos alimentos:

  • El hierro está presente en la yema de huevo, carne magra, vísceras, sardinas o verduras que tengan la hoja verde.

  • El potasio lo encontramos en la fruta fresca, patatas, aguacates, cítricos, legumbres y semillas.

  • El calcio lo podemos tomar a través de la leche y lácteos, sardinas que se comen con la espina o verduras de hoja verde.

  • El yodo está en la sal de mesa yodada, las algas o en los pescados y mariscos.

  • El magnesio en los cereales integrales, legumbres, frutos secos, verduras de hoja verde o en los higos secos.

  • El sodio se encuentra en la sal de mesa o en las conservas.

  • El fósforo lo hallamos en la leche, el queso, pescados y marisco, frutos secos o cereales integrales.

Necesarios para vivir

Las glándulas, la sangre, en general todo el organismo, precisan de minerales para funcionar y en definitiva, vivir. Numerosos estados de malestar o un bajo tono vital se deben a su falta y no a una enfermedad especifica.

Bajo precio

Alimentos que son sencillos y de bajo precio nos proporcionan minerales que nos son fundamentales. Hablamos, por ejemplo, de los mejillones, el perejil o los frutos secos. Una alimentación variada nos facilita los minerales indispensables


Tenis Iberoamericano

Artículos Entrevistas Nutrición Links Salud Técnica Torneos ¡Bola!